Analizer

lunes, 12 de septiembre de 2011

Neandertales, siguen evolucionando tras desaparecer

Exposición junio de este año en Torrelavega.
De poco más que simios, como nos enseñaban en el colegio, los neandertales han pasado a ser incluso más inteligentes que los cromañones. Fueron considerados nuestros antepasados, después eran una especie diferente y ahora son de nuevo nuestros antepasados, por lo menos ese 2 o 4%  de material genético que hemos heredado, que no es poco, entre otras cosas nos transmitieron su sistema inmunológico permitiendo que el cromañón viviera más.

Todo comenzó cuando los evolucionistas llenos del espíritu racista del siglo XIX, describieron al pobre neandertal como un subhumano simiesco. Desde entonces pasó a ser un simple bruto en la cultura popular. Esa imagen ha durado más de 100 años. Un documental del National Geographic de los años 90 llegó a convencerme de que los neandertales no habían existido. Los ponían tan rústicos y brutales que era imposible que pudiera subsistir una especie así.

De no saber hacer la "o" con un canuto, los neandertales han pasado a saber pintar, fabricar armas arrojadizas, tocar música, pescar, maquillarse, hacer adornos y colgantes, punzones para coser ropa, usar las plumas de las aves, cuidaban de los desvalidos, enterraban a sus muertos y un largo etcétera que los iguala o los hace superiores al llamado humano moderno.

Se ha abierto un debate sobre varios temas peliagudos, porque de asegurar que los cromañones les enseñaron nuevas técnicas, estamos pasando a pensar que fue al revés. Acondicionaron el suelo de sus cuevas con piedras para evitar la humedad, cocieron verduras y raíces mucho antes de la aparición de los humanos modernos por sus tierras. Vamos, que fueron los primeros en hacer reformas en el hogar, cacharros para la cocina y cabe la sospecha de que practicaran una agricultura muy básica.

La pala encontrada en Abric Roman con una antigüedad de 56.000 años ha hecho exclamar a los investigadores… ¡Uf! ¿A ver cómo explicamos esto? Resulta que hasta el Neolítico no aparecieron instrumentos semejantes y están asociados a la agricultura.

Sobre el arte el lío es de impresión. Hasta ahora se pensaba que las principales pinturas y las figurillas de piedra, marfil y hueso pertenecían a los cromañones. Diosas madres, figuras antropomorfas o animales de caza eran imposibles para los brutales neandertales cuya inteligencia era muy inferior. Sin embargo, las dataciones y el registro fósil podrían indicar que fueron hechas por ellos. Como es de esperar se ha creado una fuerte oposición a estas nuevas ideas. Lo que está claro es que el bum de las artes ocurrió cuando ambos grupos humanos coincidieron.

¿Desaparecieron de verdad los neandertales? La pregunta tiene una contestación “oficial” que todos conocemos: Lo hicieron y casi de golpe con la llegada del cromañón. Como suele suceder los disidentes dicen que no, que cambiaron o se mezclaron para dar origen a los humanos actuales. Desde luego no era igual un neandertal de hace 300.000 años a uno de 30.000.

La verdad, los nuevos descubrimientos han conseguido que los neandertales sigan “evolucionando” después de desaparecer. De torpes subhumanos a genios prehistóricos. Incluso existen indicios que señalan hacia su capacidad de navegación, como las hachas encontradas en la isla de Creta. Increíble pero cierto.

2 comentarios:

Herel dijo...

Se me acaba de ocurrir una descabellada idea a cuento con la interpretación de la historia a base de fragmentos incompletos. Si un día encontraran la guarida de un ladrón podrían tomarle por un gran artesano.

Paco Máñez dijo...

Uhm... tienes razón. Igual la tecnología de los cromañones fue robada a los neandertales ;)