Analizer

martes, 6 de septiembre de 2011

No me creo la evolución y no soy creacionista ¿Complicado?

Más o menos lo que pensaba Darwin
Si algo puede convencerte de que la Teoría de la Evolución de Darwin es un camelo de impresión es leer al propio Darwin. Eso es precisamente lo que me pasó a mí hace muchos años, pero a ver quién era el guapo que se atrevía a decirlo.

Darwin parecía tener el nivel intelectual de uno que no tiene nivel intelectual. Sus ideas sobre la selección natural no convencieron a los científicos (él no lo era), así que hizo falta una auténtica mafia científica para meter la teoría con calzador. Os recomiendo leer la historia del X Club y su apoyo incondicional al darwinismo.

¿Por qué tuvo tanto éxito Darwin? Porque daba un aparente sentido a la forma de pensar de los ricos. Los mejores estaban en la cúspide de la evolución, lo que traducido al ser humano significaba que los ricos estaban arriba por ser la crema de la crema, las mujeres eran menos evolucionadas y los negros una especie de eslabón entre los gorilas y los blancos ¿No te lo crees? Lee al propio Darwin.

Darwin sólo era un teólogo rico que aplicó las ideas de un clérigo llamado Thomas Malthus. Este sabiondo no acertó ni una con sus teorías sobre economía y demografía, cosa que no ha importado para que se le siga considerando un gran pensador. Malthus se oponía a la ilustración que aseguraba una increíble mejora de la humanidad gracias al uso de la razón, la ciencia y la técnica.

Para Malthus los ricos eran mucho mejor que los pobres y lo mejor era eliminarlos, aunque lo dijo muy sutilmente. Su predicción más famosa la escribió en 1.798 asegurando que la humanidad iba a desaparecer por la falta de alimentos. Como vidente no se hubiera ganado la vida. Bueno, hoy sí, lo pones a las tantas de la noche en la tele seguro que crea un club de fans.

Pues Darwin ni corto ni perezoso aplicó las ideas de Malthus a los animales. Los más fuertes son los que más sobreviven y pasan su herencia, así poquito a poquito con un montanazo de pequeños cambios dan lugar a una nueva especie. Para que os hagáis una idea entre la similitud de Malthus y Darwin, frase del bruto de Malthus:

El hombre que nace en un mundo ya ocupado no tiene derecho alguno a reclamar una parte cualquiera de alimentación y está de más en el mundo. En el gran banquete de la naturaleza no hay cubierto para él. La naturaleza le exige que se vaya, y no tardará en ejecutar ella misma tal orden.

Frase de Darwin:

Como de cada especie nacen muchos más individuos de los que pueden sobrevivir, y como, en consecuencia, hay una lucha por la vida, que se repite frecuentemente, se sigue que todo ser, si varía, por débilmente que sea, de algún modo provechoso para él bajo las complejas y a veces variables condiciones de la vida, tendrá mayor probabilidad de sobrevivir y, de ser así, será naturalmente seleccionado.

Con el tiempo las pruebas científicas le quitaban la razón a Darwin, así que no faltaron fraudes para dársela. Quizá el más famoso es el hombre de Piltdown, pero hay muchos otros, a ver si un día me animo y os cuento el de pegar polillas en los troncos de los árboles.

Lo de la selección natural comenzó a flaquear, hasta tal punto que nació el neodarwinismo y de ahí la teoría sintética (que no es que estamos hechos de plástico, por ejemplo). Ahora se dice que la evolución se produce por la selección natural, la deriva genética, la mutación y el flujo genético, que es como decir que evolucionar evolucionamos, pero vete a saber cómo.

El primer palo al darwinismo vino de una nueva rama de la biología llamada ecología, cuando se observó que las especies que más colaboran son las que más perviven a lo largo de milenios o incluso de millones de años, no las más fuertes. Esta idea traqueteó la mente de muchos. Comenzaba a terminarse la imagen de una naturaleza llena de garras, dientes y sangre. Después la ecología nos concienció de la necesidad de una interrelación completa de toda la biomasa para que las especies vivan y evolucionen, desde las bacterias a las ballenas.

Con el paso de los años, llevamos más de 150, los creacionistas que afirman que detrás de todo está Dios han ido acumulando pruebas sobre la falsedad de la evolución, hasta llegar al llamado diseño inteligente, mientras los ateos protestaban con la boca pequeña, principalmente por lo clásico de los defensores de cualquier paradigma científico de moda; nada de dinero para investigar y si lo haces por tu cuenta no te publicamos.

Darwin y uno de los que puso el dinero, Thomas Huxley, miembro del X Club, ya usaron en su época el truco de acusar de creacionista a todo aquel que dijera tururu a la selección natural, aunque fuera ateo. Así que cuando leas algo en contra del neodarwinismo no pienses que todos creen que Dios tiene un plan maestro desconocido por los humanos, pese a que los dos grupos coincidan en algunas de las pruebas que presentan.

¿Qué dicen los científicos ateos? Principalmente más que evolución los animales se transforman de una especie a otra digamos de golpe. Existen casos muy llamativos. En el Cámbrico se produjo una explosión de vida imposible de explicar por la teoría del poquito a poquito. De unos cuantos bichejos, en sólo 13 millones de años, apareció de golpe más variedad de vida que la que tenemos hoy en día.

Con los mamíferos ocurrió algo parecido ¡Zas! Desaparecieron los dinosaurios y en otros 13 millones de años, partiendo de 4 ratolines, surgieron todas las variaciones de mamíferos, después en 37 millones se transformaron dando lugar desde canguros enanos a cachalotes enormes.

Estos científicos no dicen que los seres vivos no cambien, recuérdalo, sino que la teoría que intenta explicar esos cambios es errónea. El caso más llamativo es el de las mutaciones, los evolucionistas clásicos afirman que se producen por azar y que las mutaciones beneficiosas son las que se quedan. Una afirmación tan científica como decir que es mejor que te toque la lotería a que no te toque. Sus oponentes dicen que esas mutaciones parecen seguir unas normas preestablecidas.

Convergencia entre mamíferos.
Las formas de algunos animales que han evolucionado separados, sin ningún tipo de intercambio genético, son muy parecidas o incluso idénticas, algo imposible si sólo han dependido de mutaciones al azar. Los marsupiales y los mamíferos con placenta es un caso típico. En el mundo de los peces se llega a casos tan extraordinarios que sólo se pueden distinguir con pruebas de ADN. Los evolucionistas dicen que es por convergencia, vamos, que se parecen porque son muy parecidos, los antidarwinistas insisten en buscar una explicación de verdad.

Si bajamos a niveles de células, ADN o genes las discusiones no desaparecen ante los problemas que se presentan. Mejor os pongo un vídeo al final, esta entrada ya está siendo suficientemente larga. De momento ya tenéis una idea de por dónde van los tiros de los nuevos investigadores. Algún tipo de información se almacena hasta que de pronto se produce una transformación radical.

El darwinismo tuvo un increíble impacto en la sociedad, la eugenesia y el racismo moderno tienen ahí su origen. Posteriormente se ha intentado suavizar estas ideas llamándolas “darwinismo social” que es más de lo mismo pero disimulando. Paralelamente parece mentira que aún hoy existan grupos humanos que se crean superiores al resto porque lo diga su Dios, manipulando la ciencia para encontrar confirmaciones a su fe.

Os pongo enlaces por si estáis interesados en comenzar a profundizar (en castellano para que no protestéis):

Tejiendo la Vida. Pagina oficial del biólogo Máximo Sandín.

Biología y pensamiento. Blog de Emilio Cervantes, científico titular del CESIC

Por aquí un libro que se puede leer en línea ¡Ojo! creacionista, idea que no comparto:

Proceso a Darwin de Phillip E. Johnson.

Y el vídeo prometido:

La evolución a 150 años (luz) de Darwin. Conferencia de Máximo Sandín imprescindible para saber de qué va todo esto.

3 comentarios:

Piedra dijo...

A mí tampoco me convence el Darwinismo puro, creo que hay muchas más cosas tras él, que no se reconocen porque van contra los dogmas reconocidos, aunque ningún científico te reconocerá que existan esos dogmas ni tampoco teorías malditas.

http://puertoparanoia.blogspot.com/2011/04/el-misterio-del-gato-alado-la-paradoja.html

Paco Máñez dijo...

No he puesto el ejemplo de los gatos con alas porque ya era demasiada larga la entrada, pero tal vez sea un buen ejemplo de la transformación en vez de evolución.

Piedra dijo...

-Yo estoy empollando sobre evolución, porque el otro día vinieron unos testiculos de jehova a convencerme de aquello de Adan y Eva; Craso error, se fueron aburridos, pero amenazaron con volver y me estoy preparando para el segundo asalto.
A el Darwinismo y derivados le veo fallos, pero naturalmente no pienso que el hombre es el centro del universo y que nos creó dios, es complicado encontrar teorías serias y alternativas, al menos de parte de la evolución, pero las hay, todo es ponerse.
el vídeo está bien, ya casi termino de verlo.