Analizer

martes, 21 de diciembre de 2010

Los chicos del maíz están en España

“MON 810” no es el nombre de un robot, es el nombre del maíz modificado genéticamente por la empresa Monsanto. Está prohibido prácticamente en toda Europa menos… ¿Adivinas dónde? ¡Exacto en España! El truco consiste en que la planta crea un toxico llamado Bt y mata a los insectos que la atacan, principalmente al gusano taladrador, su principal enemigo, aunque la realidad es que mata más de lo esperado. La naturaleza tiene su propio Bt (Bacillus thuringiensis) los monsanteros le extrajeron genes al bacilo y los metieron en las plantas. Antes tu cultivo de maíz padecía una plaga lo fumigabas y en paz, los modernos plaguicidas son biodegradables, por lo que desaparecían, ahora la planta desde que nace hasta que la arranca alguien no deja de soltar Bt artificial sin parar y este Bt es un problemón de impresión, porque se carga toda clase de bichos e incluso una mariposa en peligro de extinción, así que ya la podemos dar por desaparecida. No hace falta decir que las tierras de los campos quedan saturadas del tóxico de Monsanto.
Creía que había menos, pero en estos últimos años se pueden encontrar bastantes estudios que han demostrado no sólo el peligro de este maíz sino el de otros muchos como la ultrafamosa soja, el calabacín o la berenjena. Por cada investigación que señala el peligro para la salud los secuaces de Monsanto sacan una montaña de sus propias investigaciones y la entierran. Como me gusta poner ejemplos os contaré el del Ministerio de Medio Ambiente y Salud de Austria donde demostraron que el MON 810 producía infertilidad y trastornos del sistema inmunológico en los ratones de laboratorio, los de Monsanto argumentaron con una tonelada de papeles que eso no probaba que lo causara también en los humanos, pues por mí que el jefe de Monsanto done su cuerpo en vida para la ciencia, se haga una tortillita de Bt y lo compruebe él en persona, porque yo no quiero ni olerlo, de paso podremos comprobar otra investigación que señala que los organismos infecciosos se hacen resistentes a los antibióticos gracias al Bt.
Además del desastre de mira y no te menees que produce el Bt de las narices en la biodiversidad y sus posibles peligros para la salud humana y del ganado, el polen del maíz transgénico está contaminando los cultivos tradicionales. El tema ha llegado hasta tal grado que gran parte del maíz considerado como ecológico ya está contaminado en España. La solución del gobierno fue sencilla, ahora también es ecológico el maíz contaminado. Eso sí, nada de poner en las etiquetas que estamos comiendo un producto no natural, porque sea como sea nos lo tenemos que comer.
Me cansé de mirar el tema en Europa y como siempre se mira en los Estados Unidos me fui a China a ver como iba la cosa por allí. A los chinos, además del maíz, les clavaron sobre todo el algodón transgénico con su Bt correspondiente, lo plantaron a lo salvaje por todos lados y ha sido un desastre impresionante, ahora luchan por erradicarlo de sus campos. Los insectos perjudiciales no han desaparecido, únicamente han sido sustituidos por otros inmunes al Bt, así que ahora tienen plantas transgénicas que deber ser fumigadas al estilo tradicional. Quizá el algodón no entrañe un peligro directamente para la salud, pero si para el medio ambiente y produce un desastre económico de impresión.
En la India, principal productor mundial de algodón, la catástrofe ha sido de órdago. El Centro de Biología Celular y Molecular en Hyderabad analizó el algodón artificial y a sus responsables se les pusieron los pelos de punta, recomendándole a su gobierno que parara las plantaciones por lo menos durante 10 años mientras realizaban más investigaciones. No creáis que fue sólo por cuestiones económicas o ecológicas, también dijo que se debía paralizar la comercialización de las berenjenas inmediatamente.
En España seguimos plantando maíz transgénico siendo el país número uno de Europa; somos más chulos que nadie. Este verano la Unión Europea permitió la importación de maíz Bt, pero como le llovieron los palos se ha vuelto a paralizar. Al no poder venderlo al resto de Europa va a parar al consumo interno y por si teníamos poco gran parte del maíz que importamos es transgénico, porque como no lo quiere nadie nos sale más barato. Todo sea por la pasta.
Si un día entras al supermercado y ves a los clientes y empleados babeando, con la piel verdosa, los brazos extendidos, los ojos en blanco y murmurando palabras incoherentes, no va a ser precisamente porque estén rodando una película de zombis.

6 comentarios:

Herel dijo...

Además, los cultivos modificados de Monsanto son difíciles de erradicar una vez han caído en una tierra.
En un reportaje aparecía el testimonio de granjeros americanos y canadienses que querían deshacerse de esas semillas que tan caras y destructivas les estaban saliendo, una tarea de chinos.
Monsanto tiene inspectores que obligan a pagar a los propietarios de los campos donde existan sus semillas, aunque estos estén intentando deshacerse de ellas.

Están diseñadas como plaga con el objetivo de llegar a reemplazar a las semillas naturales por semillas con patente, de modo que nadie pueda cultivar nada sin pagar a Monsanto.

El problema va más allá de la toxicidad y la salud, se trata de co vertir un recurso hasta ahora libre y gratuíto en un recursos con derechos de autor.
Quieren extinguir las especies naturales y que los agricultores no tengan más alternativa que comprar semillas con patente, por ser la única disponibles en el mercado.
Para ello, en algunos paises las introdujeron regalándolas inicialmente.

Piedra dijo...

Un vídeo que pusieron en la propia TVE: http://puertoparanoia.blogspot.com/2010/06/la-manipulacion-genetica-es-algo-muy.html

El problema es mucho mas grave de lo que podría parecer, pero creo que no somos realmente conscientes.

Lenina Libre dijo...

Poderes telepáticos?? Jajaja es que justo hoy estuve leyendo un libro muy interesante sobre este tema, desconocía en profundidad el peligro al que nos sometemos permitiendo este tipo de cultivos aunque sabía que no era nada bueno... Así que me tomo la libertad de recomendartelo:
Por la desobediencia civica, de jose bove y gilles luneau.
Éste tipo de procesos, cómo todo en esta vida (que te voy a tí a contar), solo busca el beneficio económico, y lo hace ocultando los riesgos a los ciudadanos, encadenando a los campesinos a utilizar sus semillas contaminando su campo...
Si quienes potencialmente los utilizan al principio de la cadena alimentaria (campesinos) y al final ( consumidores), no los quieren...¿que legitimidad tienen los politicos para imponerlos? Su respuesta es que la sociedad es ignorante , que no esta preparada para recibir semejantes avances cientificos. Y tienen razón, la sociedad es ignorante, y tenemos que luchar con la información, porque estamos provocando nuestra destrucción y la de toda la naturaleza, y solo porque produce un beneficio económico, por la codicia de unos pocos... Somos victimas, pero lo peor, que también culpables por consumir estos productos, aunque sea bajo la manipulación de nuestros dirigentes

Paco dijo...

¡Joer! En agosto escribí una entrada sobre el documental que nombras “El mundo según Monsanto” pues Youtube me ha borrado el vídeo sin darme ninguna explicación. Viva la libertad de expresión. Ya no hay marcha atrás el polen de Monsanto está contaminando el resto de plantaciones por todo el planeta.
Vi el reportaje español, pero si localizas el otro te lo recomiendo, causo un impacto internacional por lo menos entre la gente porque a las empresas les entro por un oído y les salio por el otro, bueno, siendo un vídeo, por un ojo y les salió por el otro.
Pues intentaré leer el libro. Como no etiquetan los productos es difícil evitar el consumo de transgénicos, así que dentro de poco me veréis escribir el blog con la lengua colgando, babeando y todo zombi yo repitiendo “no pasa nada Lenina, el mundo va bien, come maíz Bt… no pasa nada Lenina, el mundo va bien, come maíz Bt…”.

Herel dijo...

El documental "El mundo según Monsanto", si bien viene a decir lo mismo y acude a los mismos escenarios, no es el que yo ví.

Los protagonistas eran distintos. Aparecía un agricultor que había recogido en sacos todas las semillas de Monsanto que habían caído en sus campos para devolverlas y evitar así las denuncias de los agentes de la corporación.
Pero el tío estaba desesperado, pues volvían a aparecer, era imposible librarse de ellas.

En la India se enfocaron en una asociación que preservaba semillas naturales para los agricultores de la zona, que en el mercado no encontraban más que las de Monsanto.
La filosofía de la asociación era regalar las semillas a los campesinos, y estos, tras la cosecha, se comprometían a devolver nuevas semillas obtenidas de sus plantas.

Lenina Libre dijo...

Jaja En google puedes ver una vista previa (que es bastante completa):
http://bit.ly/esIEiE
Como decían en un mundo feliz, una frase repetida varias veces al dia durante todos los días se convierte en una verdad..asi que repitiendolo seguro que alguno se lo cree! Así funciona la publicidad, así funciona este mundo...